¿Te atreves con las transmisiones automáticas?

 In Noticias del motor

Aunque el perfil de coches que llevan caja de cambios automática suele ser el de los deportivos como los Ferrari, McLaren o Porsche, lo cierto es que cualquier turismo también puede llevarlo. Casi todos los modelos del mercado y de mecánicas tradicionales (gasolina, diésel y GLP) tienen disponibles las cajas de cambio automáticas (híbridos y eléctricos las llevan de serie).
Este mecanismo permite al conductor olvidarse por completo del escalonamiento de las relaciones en función del régimen de revoluciones del motor, por lo que la comodidad es uno de los principales argumentos de compra, si bien existen funciones manuales para que quien se pone al volante de un automóvil automático pueda elegir la velocidad que mejor se adapta en ese momento (mediante levas en el aro del volante o a través de la propia palanca). Esta ventaja de ‘olvidarse’ del cambio y de ‘arrinconar’ al pie izquierdo se aprovecha más en ciudad y en situaciones de retención de tráfico, donde estamos obligados a jugar con las marchas.

En la actualidad, las diferentes marcas proponen soluciones muy variadas y que, lógicamente, unas son más sencillas y económicas y otras más costosas y eficientes. Entre las opciones nos encontramos el clásico convertidor de par, cuya transición se produce por resbalamiento; las de embrague pilotado simulan un salto como uno manual (dando incluso un pequeño tironcillo en el tránsito); el variador continuo, en la práctica, es como si solo tuvieran dos únicas marchas: hacia delante y hacia atrás mientras que los de doble embrague, cada vez más extendidos, son mucho más rápidos y eficaces que los anteriores ya que mientras que un embrague tiene una marcha engranada, el otro tiene preseleccionada la siguiente (el ordenador que controla las operaciones detecta si se sigue acelerando o si se está frenando, para subir una velocidad o bajar otra).

 

Recommended Posts
Cambio idioma »
neumaticos