Si hay falta de potencia en el motor: revisar la Válvula de Recirculación de Aire (RAV)

 In Formación

Si después de sustituir el turbocompresor de un motor diésel siguen existiendo problemas de potencia, el motivo puede ser la Válvula de Recirculación de Aire (RAV).

Esta válvula suele instalarse junto al turbocompresor o en la zona de presión del circuito de admisión. Los fallos de potencia en el motor pueden estar causados por la rotura de la membrana en el interior de la válvula, fugas en los conductos o un mal contacto en los conectores. Cuando la válvula es electrónica, existe un registro de fallos en la unidad central, para corregirlos hay que revisar el listado de fallos con una herramienta de diagnosis, puede ahorrar mucho tiempo en la reparación.

EFICIENCIA CONTRA EL RETARDO DEL TURBO: LA VÁLVULA DE RECIRCULACIÓN DE AIRE

La función de la válvula de recirculación de aire es prevenir el exceso de presión producido por los cambios de carga en el turbo (ej. Cambios de marcha) que provocan una desaceleración en el conjunto de giro del turbo.

Si el conductor corta de repente el gas (se cierra de válvula de mariposas) a un elevado número de revoluciones, se genera un aumento dinámico de presión en la zona de admisión del turbo, que no tiene por donde salir.

Este aumento de presión frena drásticamente el giro de las aspas y produce fuertes cargas mecánicas en el turbo y la válvula de mariposas cerrada. Cuando finaliza el cambio de marcha (la válvula de mariposas se abre), el turbo se ve obligado a aumentar su aceleración de nuevo.

La válvula de recirculación de aire minimiza este retardo, también conocido como ¨turbo lag¨, gestionando los cambios de carga: se libera la presión de aire creada entre el turbo y la válvula de mariposas cerrada a través de un bypass, desviándola del turbocompresor e introduciéndola nuevamente en el circuito de admisión por delante del turbo. Al disminuir la presión en ente, el turbo y la válvula de mariposas evitan la desaceleración del turbo. Cuando la válvula de mariposas se vuelve a abrir, la RAV se cierra y la presión de sobrealimentación aumenta inmediatamente.

Si la RAV está dañada o no funciona correctamente, puede producir fallos de potencia en el motor e incluso dañar el turbocompresor como resultado de una sobrecarga. Cuando exista una pérdida de potencia en el motor se recomienda revisar siempre la RAV antes de sustituir el turbocompresor.

Recommended Posts
Cambio idioma »
conductores nóvelesgolpes de calor en la conducción