Precauciones al conducir con niebla

 In Formación

En estos días de vacaciones en los que más de 17 millones de españoles se desplazarán por carretera, es indispensable tener extrema precaución al volante. A juzgar por las previsiones meteorológicas de estos días, el mayor problema al que tendremos que enfrentarnos los conductores será la niebla que, en algunas regiones de España ha estado presente ya desde el fin de semana pasada.

Uno de los principales problemas que genera la niebla, es la reducción de la visibilidad. Genera muchos problemas ya que provoca accidentes por salidas de vía. Para prevenir este tipo de accidentes, es importante no salir a viajar sin haber comprobado el correcto funcionamiento de los faros, los pilotos traseros y las escobillas del limpiaparabrisas, que nos permitirá limpiar la suciedad de la luneta delantera y retirar los restos de agua de la lluvia y de la acumulación de gotas procedentes de la propia neblina.

En cuanto a los sistemas de iluminación antiniebla, os recordamos que todo coche cuenta con al menos un sistema de iluminación antiniebla trasera, con unos pilotos rojos especialmente potentes que sirven para facilitar que seamos vistos por otros conductores.

Pero también hay que tener cuidado en la carretera porque al utilizar el sistema antiniebla se puede deslumbrar, ese es el punto más polémico y delicado del uso de los antiniebla traseros. Según la DGT sólo debemos utilizarlos en condiciones realmente delicadas, cuando la niebla es muy intensa o incluso cuando un aguacero considerable o una copiosa nevada dificulta nuestra visibilidad.

Durante la noche hay que tener especial cuidado con los pilotos traseros, ya que la noche también aumenta el grado de deslumbramiento de la iluminación antiniebla trasera. Es por esa razón que desde muchos organismos se insta a no utilizarlas durante la noche.

En cuanto a las luces antiniebla delanteras, opcionales en muchos automóviles, es muy recomendable su uso siempre que haya niebla, o en condiciones de visibilidad delicadas, como intensa lluvia, nubes de humo o polvo. Su iluminación no deslumbra a otros conductores y aunque la mejora de la visibilidad que nos generan siempre es un tanto relativa, contribuyen a ensanchar el haz de luz y a facilitarnos la visión de los límites de la calzada. Esta iluminación no tiene que conectarse por defecto, hay que utilizarlas únicamente en los casos que sea recomendable su uso. El uso incorrecto de la iluminación antiniebla es motivo de sanción.

Por último, os recordamos que nunca se deben utilizar las luces de largo alcance cuando circulemos en un tramo con niebla sobre la carretera, ya que no siempre va a aumentar nuestro campo de visión y puede provocar deslumbramientos por el efecto de reflexión que se produce cuando la potente luz de los faros de largo alcance atraviesa las gotas de agua.

Recommended Posts
Cambio idioma »
seguridad-vial