Posventa: la resiliencia que no hace ruido

En los más de 40 años que llevo en el sector de la posventa de recambio de automoción las he visto de todos los colores, hemos tenido momentos muy buenos y momentos de fuertes crisis, pero siempre nos hemos levantado, por eso no me sorprende que ahora el sector muestre esta resiliencia y espíritu de lucha frente a esta época complicada que nos ha tocado vivir, ya que viene en nuestro ADN, los recambistas somos tipos duros.

La palabra resiliencia viene del latín resilio que significa “volver de un salto, resaltar, rebotar”. Este significado hace énfasis en una capacidad para saltar ante la adversidad: la amenaza que sentimos provoca una reacción positiva, se transforma en un impulso para dar un salto y volver a colocarnos en el lugar de dónde veníamos. Sin ese sentimiento de amenaza no reaccionaríamos de la misma forma, ni saltaríamos con tanta fuerza, es decir que la resiliencia emerge sólo en condiciones de contacto con el sufrimiento.

Juan Tamarit
MIEMBRO DEL CONSEJO DE ADMINISTRACIÓN DEL GRUPO SERCA

El nuestro es un sector que ha sufrido mucho, pero que pasa desapercibido en los medios de comunicación, se ve que no somos tan guapos como el sector del turismo, o la hostelería, y que cuando en los medios de comunicación generalistas se habla de automoción, sólo se comenta si se han vendido más o menos coches, si son de gasolina, diésel o eléctricos, y aunque del nuestro dependen más de 152.000 personas, raras veces se paran a destacar el esfuerzo que significa también tener que mantener un taller mecánico o una empresa de distribución de recambio, y más ahora cuando la movilidad ha estado restringida durante tanto tiempo y nuestros negocios cerrados o minimizados hasta hoy día. Es por esta razón que desde aquí́ aprovecho para felicitar a todos estos valientes mecánicos que, pese a la adversidad buscan cada día salir adelante, solos o con nuestra ayuda.

Los recambistas de toda la vida no esperamos que nadie nos compadezca, ni queremos tener una posición victimista, en absoluto, lo nuestro va más de buscar soluciones. Hace poco, leí́ una frase que decía: “En tiempos de crisis, los inteligentes buscan soluciones, los débiles culpables”, y creo que se adapta muy bien a nuestra manera de pensar. Somos de los pocos que no hemos reclamado ayudas millonarias al Gobierno, aunque nos vendría muy bien disponer de algo de ayuda, y simplemente hemos pedido que nos dejen trabajar, que no nos pongan más trabas, y cuando así́ ha sido, el sector se ha recuperado por su propia inercia. Esta vez sólo queda esperar que así́ sea, que la dinámica positiva de estos últimos meses sea la que siga siendo el motor de nuestros negocios a partir de ahora.

Y creo que hay razones para ser optimista, ya que el coche particular se ha convertido en el medio de transporte más seguro en estos momentos, por lo tanto, ahora que parece que intentamos recuperar la normalidad poco a poco, con la apertura de nuevo de los colegios, y la vuelta a las oficinas de muchos padres que no deberán de estar en casa cuidando de los hijos, esperamos que el trabajo sea constante en los talleres mecánicos y eso querrá decir que todo el sector seguirá adelante, que la rueda volverá a girar para todos y podremos alejarnos de un virus que una vez, lo paró todo.

No quisiera acabar sin tener un recuerdo para todos los compañeros de la distribución, que también en silencio, han sabido gestionar sus recursos, no sin un esfuerzo mayúsculo, pero con grandes decisiones muy acertadas para paliar en lo máximo posible los efectos de esta pandemia.

Que nadie subestime a la posventa de automoción, siempre nos volvemos a levantar, ¡y cada vez con más fuerza!

Entrevista extraída del Periódico del Taller del Grupo SERCA

Recent Posts
Cambio idioma »