¿Por qué no es aconsejable conducir en reserva?

 In Noticias del motor, Noticias generales

Seguro que en alguna ocasión, hemos apurado la reserva de gasolina o diésel de nuestro automóvil por falta de tiempo, o simplemente por “apurar”. Este mal hábito o costumbre puede ser perjudicial para el mantenimiento de tu coche.

Para empezar, conducir en reserva significa utilizar los últimos litros de gasolina y ésta contiene impurezas que pueden pasar al motor. Aunque el coche dispone de un filtro que recoge parte de las partículas, no filtra sustancias líquidas como las parafinas que pueden alcanzar el sistema de inyección. La consecuencia de apurar el combustible del vehículo reside en la obstrucción de las cabezas de los inyectores que a su vez pueden causar una avería significativa.

Una cadena de sucesos que nos llevaría al detenimiento del coche, y por tanto a avisar a la grúa e ir en busca de gasolina. Pero no es el único inconveniente, porque si además estacionamos en un lugar no habilitado, otros conductores pueden verse afectados por falta de visibilidad y obligados a realizar maniobras peligrosas que recaería a nuestro cargo con una multa de hasta 200 euros.

Prevenir aplicando un margen entre repuesto y repuesto es crucial para evitar pasar por un mal momento así como para cuidar la salud de nuestro vehículo. Y en el caso de que nos quedemos tirados, debemos recordar seguir las reglas para no causar un accidente: estacionar el vehículo en el arcén derecho, ponernos un chaleco reflectante y poner los triángulos a la distancia de 50.

Recommended Posts
Cambio idioma »