Los elementos de seguridad más básicos del coche

 In Formación

El invierno es la época del año en la que más cuidado debemos tener al conducir por las innumerables adversidades que existen. Por este motivo, no está de mas conocer cuáles son los factores que afectan a nuestra seguridad vial y saber actuar ante cualquier situación de riesgo que se nos presente.

Tanto el frío, como la nieve y el hielo en las carreteras son peligrosos. También están presentes la niebla y el viento, por tanto, además de concentrar nuestra atención en la conducción, debemos revisar los elementos de seguridad más básicos del coche:

 1.  Neumáticos. Los neumáticos siempre deben estar en buen estado, pero antes de cada viaje siempre es conveniente echarles un vistazo.  Hay que asegurarse que la presión de inflado sea correcta, así como llevar las herramientas necesarias para cambiar una rueda y, por supuesto, la cadenas mejor en el maletero que en casa. Si nos encontramos en una zona de frío y nieve, lo mejor es colocar neumáticos de invierno en el vehículo y así ganar en tranquilidad y comodidad.

2. Limpiaparabrisas. Es importante realizar una limpieza de los cristales por dentro y por fuera antes de viajar para evitar en zonas de sombra la formación de hielo sobre los cristales. Lo mejor es cambiar el limpiaparabrisas antes de las primeras gotas de agua. Por otro lado, para eliminar el vaho del parabrisas nuestro mejor aliado es la regulación del aire acondicionado y calor procedente de la calefacción.

 3. Líquidos. El aceite, el líquido refrigerante, el líquido de frenos, el líquido lavaparabrisas y los filtros de aceite y de carburante deben revisarse periódicamente. El líquido refrigerante o anticongelante debe ir con su graduación adecuada para mantener la temperatura óptima de funcionamiento en el sistema de refrigeración. Por otro lado, el depósito de carburante no debe ir en reserva sino más bien lleno ante cualquier imprevisto.

 4. Kit de emergencias. La norma sobre tráfico y seguridad vial nos obliga a llevar el chaleco reflectante y los triángulos de preseñalización de peligro ante cualquier avería o incidente que podamos sufrir durante nuestro desplazamiento. Además, también puede ser de ayuda llevar en el maletero: una linterna con pilas nuevas, una manta, unos guantes, agua, cables para la batería, una espátula de plástico por si tuviéramos que rascar el hielo, el teléfono móvil, con una agenda con los números de servicios de emergencia, y su cargador, así como un botiquín que contenga lo imprescindible ante cualquier asistencia sanitaria.

Recommended Posts
Cambio idioma »
conduccion-niebla