Los “asfaltos inteligentes” de Repsol

 In Formación, Noticias generales

Hace poco salieron publicados unos datos acerca del elevado presupuesto destinado para el mantenimiento de las carreteras españolas, estimado en unos 5.500 millones de euros. Teniendo en cuenta que en España contamos con más de 25.000 kilómetros de carretera, es un gasto importante.

Los asfaltos inteligentes han sido desarrollados por Repsol con la característica de que se reparan por sí solos. Son asfaltos con diferentes componentes y propiedades que mejoran las del asfalto convencional.

 Algunas de sus características principales son:

  • Drenantes: estos asfaltos tienen un componente que posee un mayor agarre y capacidad de absorber y evacuar el agua de lluvia, por tanto, mejora la calidad de seguridad de conducción en situaciones desfavorables, gracias a sustancias ligantes de altas prestaciones que se añaden al asfalto normal.
  • Fonoabsorbentes: se trata de un tipo de asfaltos más lisos, que permiten que al rodar los coches sobre ellos hagan menos ruidos que al rodar sobre uno convencional, por lo que las ruedas de los coches generan menos ruido de rodadura al pasar por encima. Al mezclar la goma reciclada con la grava y al tener más huecos entre las gravas, absorben el ruido hasta una cuarta parte que los asfaltos convencionales.
  • Sostenibiles: estos asfaltos consumen menos materias primas y menos energía en su fabricación. Entre sus materiales, destacamos el polvo de goma de neumáticos viejos, favoreciendo su reciclaje, gravas que se reutilizan de la propia carretera y una reducción de la temperatura necesaria para fabricar, trabajar y aplicar el asfalto en la calzada.
  • Descontaminantes: aunque esta característica aún se encuentra en desarrollo, estos asfaltos, al contener aditivos que permiten “absorber” los óxidos de nitrógeno del aire, aceleran la degradación de los NOx. Normalmente se utiliza un óxido de titanio (TiO2), se aprovecha la luz natural como energía para la reacción y se utiliza también vapor del aire. Tras la reacción de oxidación y reducción desaparecen los NOx y se generan nitratos que acabarán llegando a la tierra, y sirven de abono.
  • Autorreparables: como ya comentamos al principio del artículo, estos asfaltos tienen la característica de repararse solos. En zonas con fuertes cambios de temperatura, el asfalto suele fisurarse y agrietarse y, aunque este tipo de asfalto se encuentra todavía en una fase de prueba, el resultado hasta el momento es un autosellamiento de las fisuras.

No cabe duda de que cuando se empiecen a utilizar este tipo de asfaltos se conseguirá un importante ahorro en el mantenimiento de las carreteras españolas.

Recent Posts
Cambio idioma »