Larga vida a los motores de combustión

Si bien es cierto que, a día de hoy, el motor eléctrico ha eclipsado tanto el mercado como los medios de comunicación, podemos afirmar, sin miedo a equivocarnos, que el motor de combustión no se ha rendido a la tendencia y parece que va a seguir plantando cara durante muchos años. Y esto es gracias a los llamados e-fuels o combustibles sintéticos.

Las exigencias de la Comisión Europea en materia de preservación del medio ambiente hacen inviable la continuación de los vehículos de combustión alimentados por gasolina o diésel. Su propuesta es alcanzar una media de 45,5 g/km de emisiones de CO₂ en 2030 para todos los coches nuevos, lo que equivale a un consumo medio inferior a 2 l/100km. Y para el 2035, el objetivo es cero emisiones.

Esto, y el interés de las grandes eléctricas, que son las mayores beneficiarias, ha supuesto un cambio sin precedentes en el mercado del motor, consiguiendo que algunos de los gigantes automovilísticos ya hayan anunciado que únicamente producirán vehículos eléctricos en menos de una década.

Afortunadamente para los motores de combustión, Porsche no está muy de acuerdo con todo esto. Junto a Siemens Energy, HIF, Enel, ExxonMobil, Gasco y ENAP, ha desarrollado el Proyecto Haru Oni, que, afincado en Chile, espera estar produciendo 130.000 litros de e-fuels a mediados del año que viene.

Chile es el lugar elegido por estas empresas porque reúne unas condiciones atmosféricas y de viento idóneas. El proceso de electrólisis, que requiere de energía eólica, divide el agua en oxígeno e hidrógeno, para después filtrar el CO2 del aire y combinarlo con el hidrógeno, produciendo de esta manera metanol sintético, el cual acaba convirtiéndose en el preciado combustible sintético que le dará una nueva vida a los motores de combustión consiguiendo reducir sus emisiones de CO2 hasta en un 90%.

Como ya hemos comentado, a mediados del 2022 quieren estar produciendo 130.000 litros de e-fuel, para ampliar su producción a 55 millones de litros en 2024 y 550 millones de litros en 2026. Su objetivo final es poder abastecer a las gasolineras de tanto e-fuel como gasolina y diésel se utiliza en la actualidad.

Y, aunque la legislación de algunos gobiernos es taxativa en lo referente al futuro de los motores de combustión, en favor de los eléctricos, la aportación de 8 millones de euros por parte del gobierno alemán les indica que esta propuesta tendrá cabida en muchos países.

Recent Posts
Cambio idioma »