La revisión de primavera y Semana Santa: oportunidades de fidelización

 In Blog

La primavera ya está aquí, con su tiempo cambiante, el polen en la atmósfera y para muchos, también, el primer viaje largo del año. Por eso, es también un buen momento para recordar a los conductores que piensen en su vehículo y lo pongan a punto en tu taller.

Aunque el mantenimiento de un vehículo debe ser una constante durante todo el año, en la primavera es indispensable prestar especial atención a unos puntos concretos:

1. Filtros del coche: en una época especialmente propicia para que las alergias al polen salgan a relucir, es importante que el filtro de habitáculo cumpla correctamente su función. Un filtro sucio no solo no protege correctamente a los ocupantes, sino que además impide una adecuada recirculación del aire. Sin embargo, de poco sirve tener un filtro nuevo si el habitáculo está sucio y aparece fácilmente el polvo en suspensión. Limpiar el interior del coche es una estupenda oportunidad para incrementar la satisfacción del cliente.
El filtro de aire del motor, por su parte, también debe estar en buenas condiciones, de lo contrario el funcionamiento del motor se resiente y ofrece unas prestaciones peores y un consumo muy superior.

2. Aire acondicionado: después de unos meses en los que, probablemente, no se haya utilizado, con la primavera llegan los primeros calores más o menos serios y el usuario presiona instintivamente el botón A/C. Una buena revisión del circuito asegurará que el sistema ofrezca un rendimiento óptimo no solo para enfriar el habitáculo, sino también para ayudar a desempañar el parabrisas los días de lluvia, también habituales en estas fechas.

3. Lámparas: con el cambio de hora vuelven a aumentar las horas de luz al día, pero no hay que confiarse. Las luces de circulación diurna son obligatorias en los coches nuevos desde el año 2011 y, cuando el coche no las equipe de origen, se recomienda circular con las de cruce encendidas siempre. Por ello, comprobar que todas están en perfectas condiciones es imprescindible para iniciar un viaje.

4. El triángulo de la seguridad: neumáticos, frenos y amortiguadores son los elementos básicos de la seguridad de cualquier vehículo. Si uno de ellos no funciona correctamente compromete de forma muy severa la efectividad de los otros. Solo un profesional experto puede determinar con seguridad el estado de estos elementos. Ahora bien, el mecánico que sepa transmitir al cliente las señales a las que debe estar atento durante la conducción, será al que este recurrirá cuando las detecte por sí mismo.

Recent Posts
Cambio idioma »