La importancia de la inercia en la conducción

 In Noticias del motor

Existe una creencia de que conducir un coche grande es más seguro que conducir uno pequeño. Si eres de los que está acostumbrado a conducir coches diferentes con cierta frecuencia, sabrás que su comportamiento varía con las dimensiones de cada uno de ellos. Normalmente, todos los coches nuevos disponen de prestaciones adecuadas a sus características, ya que tanto sus frenos, suspensiones y demás sistemas mecánicos se adaptan sin problema a sus dimensiones, bien sean mayores o menores, para realizar una maniobra sin problemas sin importar el momento o lugar.

Con esto queremos decir que da igual el tamaño del coche, porque lo importante son las distancias de frenado, básicamente porque el más grande y pesado tiene frenos más potentes que el más pequeño. La diferencia en el caso de los frenos, depende de la sensación de fatiga, que puede ser mayor en el vehículo más grande y pesado. Lo que más influye en la conducción es, sin duda, la inercia del coche, que será mayor cuanto más pesado.

La inercia es el factor que más influye en la conducción eficiente, pues un coche más pequeño y ligero puede ser mucho más ágil. Lo que realmente necesitamos para asegurar nuestra conducción, a parte de suerte, son buenos frenos para detener el coche, y un motor para hacer que el coche se mueva. La inercia es una resistencia al cambio de estado, de pasar del movimiento al no movimiento, y viceversa. A la hora de frenar hay que tener esto muy en cuenta.

Cuando hablamos de coches grandes y pesados deberemos anticiparnos más en carreteras lentas, porque ofrece más resistencia al cambio de dirección, y el coche más pequeño, ligero y generalmente más corto se moverá de manera más ágil en trazados cambiantes. Las diferencias se notan más cuanto más deportiva sea la conducción, y normalmente no solemos conducir de esta forma en nuestro día a día. Eso sí, hay que tener cuidado porque las cosas cambian si el suelo es algo más deslizante, si hace frío o llueve, por la naturaleza de las condiciones.

Siempre es recomendable prestar atención a las señales que nos transmite el coche, y ante la duda, pensar que hay que tener más precaución al conducir un coche más pesado por culpa de esa mayor masa. Y recordar que la distancia de frenado puede ser muy similar entre coches de diferente peso, pero la sensación a la hora de frenar es diferente: los frenos más poderosos y la mayor inercia del coche grande, se hacen notar.

Recommended Posts
Cambio idioma »