Si tú fueras Fernando Alonso…

 In Blog

Una de las grandes ventajas de llegar a lo más alto y haber repetido es que te puedes permitir ciertas licencias. Si te lo trabajas bien, además, tu prestigio te precede y puedes permitirte el lujo de exigir ciertos privilegios que el resto de los mortales no se atreverían ni a mencionar, por no molestar.
Fernando Alonso es de esos pocos privilegiados que pueden hacer, prácticamente, lo que les dé la gana. No del todo, porque al fin y al cabo en su sueldo van incluidas ciertas obligaciones. Pero este año, con eso de que tampoco a la tercera el McLaren-Honda va como debería, a los responsables del equipo no les ha quedado otra que reconocer que no están cumpliendo con su parte del acuerdo. Alonso sí, porque carrera tras carrera está demostrando que su nivel de pilotaje está al nivel de los tres o cuatro mejores de la Fórmula 1.
Y como las opciones de dejar el equipo con la temporada recién iniciada son menos interesantes que la de seguir deambulando por las carreras a la espera de que le caigan 100 CV del cielo, es normal que se plantee en qué pasar el tiempo mientras llega el momento.
Si llegar a lo más alto tiene ventajas, no es menos cierto que también tiene algún inconveniente. Que se lo pregunten si no a Nico Rosberg, que una vez alcanzado el mismo techo que su padre –Keke Rosberg- ganando el Campeonato del Mundo de F1, la motivación se le fue de vacaciones indefinidas, probablemente permanentes, y decidió retirarse. A Alonso, en cambio, sin padre al que igualar en competición –el suyo era un maestro mecánico que lo dio todo por la carrera de su hijo- todavía le seducen los retos, y el más sonado de todos está copando miles de titulares en todo el mundo: no correrá el Gran Premio de Mónaco 2017 para irse a disputar las 500 Millas de Indianápolis.
Y esto, como previo a competir, en cuanto tenga ocasión, en las 24 Horas de Le Mans.
Y es que el objetivo de Fernando Alonso ya no es, al menos este año, sumar un tercer título mundial de F1 a los dos que ya tiene, sino hacerse con otro tipo de triple corona que, hasta la fecha, solo ha conseguido Graham Hill. El asturiano está acaparando gran parte de la atención mediática de ambas especialidades –Fórmula 1 y Fórmula Indy-, y hay muchas ganas de ver qué será capaz de hacer en un trazado oval, escenario en el que no ha competido nunca.
Le vaya bien o regular, lo que nadie podrá poner en duda es el valor de este piloto que ya está considerado uno de los mejores de la historia. Ahora bien, si tú fueras Fernando Alonso, ¿te atreverías con un reto semejante?

Recent Posts
Cambio idioma »